SINTESIS DEL PROYECTO

El proyecto de creación del Área Natural Protegida Uspallata - Polvaredas consiste en la implementación de un área natural protegida ubicada en la Provincia de Mendoza, República Argentina, para conservar el ambiente natural singular del faldeo occidental de la Cordillera del Tigre y el Valle de Uspallata, donde conviven tres ecorregiones: el monte, la puna o cardonal y los altos andes, con amplias áreas de ecotono, donde existe una gran biodiversidad y una alta tasa de endemismos, a pesar de tratarse de una región árida; y el patrimonio cultural existente que abarca vestigios de los primitivos pobladores americanos, pasando por los huarpes, la ocupación incaica, la conquista y colonización, la epopeya sanmartiniana, el apogeo y decadencia del ferrocarril, entre otros hitos.

Toda esta riqueza natural y cultural debe ser protegida, no sólo por sus características únicas que constituyen un valor universal de conservación, sino también para beneficio y goce de la población, para proteger las fuentes de agua que abastecen al Valle de Uspallata y al Gran Mendoza, y principalmente para brindar una herramienta que garantice el crecimiento económico local basado en una experiencia de vida armónica entre el hombre y la naturaleza.



EL PROYECTO PROVINCIAL Y LA PROPUESTA PARA CREAR UN PARQUE NACIONAL EN USPALLATA




INTRODUCCIÓN: 

El proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas es una iniciativa provincial presentada en la Legislatura de Mendoza por los pobladores de Uspallata, que resulta de interés para la Administración de Parques Nacionales, al menos en el sector comprendido dentro de las tierras del Estado Nacional Argentino. Desde 2015 se vienen manteniendo conversaciones entre diferentes estamentos técnicos de Nación y Provincia, para concretar lo que podría ser el primer Parque Nacional en Mendoza.
A continuación, se presentan fundamentos técnicos, valores de conservación y aspectos territoriales que incumben al área, los que fueron extraídos de la formulación del proyecto mendocino, a lo que se agrega la propuesta de Parque Nacional de una fracción, cuya demarcación se fundamenta en la concentración de valores de conservación.

Algunos de los valores de conservación del proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas, que serán desarrollados en el presente escrito (de izq. a der. y de arr. a ab.): 1) Petroglifos del Cerro Tunduqueral, 2) Senecio uspallatensis (endemismo), 3) Cerro Tambillos, 4) Cañón del A° del Durazno, 5) Seracs en el Glaciar Tambillos, 6) Humedal de Yalguaraz, 7) Cardonal de Denmoza rodocantha, 8) Arroyo del Chiquero, 9) Qhapaq Ñan y sitios asociados, 10) Río Mendoza, 11) Argylia uspallatensis (endemismo), 12) Bloques erráticos en la margen oriental del Río de las Vacas, 13) Arroyo San Alberto, 14) Quebrada de la Gloria en el Cerro de los Azules, 15) Nieve en San Alberto, 16) Guanaco (monumento natural provincial).


FUNDAMENTOS TÉCNICOS 

Entre las estrategias de conservación de los bienes comunes naturales y del ambiente, se destaca por su enfoque integrador y fortaleza jurídica, la demarcación de áreas naturales protegidas. En ellas se procura la protección de los ecosistemas naturales en su estado original, impidiendo los impactos que las actividades humanas puedan provocar en sus territorios, ya sea aquellas de tipo productivas, extractivas, depredatorias, o debido a una deficiente planificación territorial.
Las áreas naturales protegidas implican la máxima evolución en materia de protección ambiental, apareciendo a primera vista como islas de soberanía del ambiente silvestre dentro de un océano de tierras expuestas a procesos degradantes. Sin embargo, un análisis más profundo revela que estas unidades territoriales son herramientas dinámicas para la gestión y administración responsable de los bienes comunes que las integran, constituyendo unidades productivas estratégicas generadoras de beneficios sociales y patrimoniales que deben ser reconocidos y puestos en valor por los gobiernos de los países o provincias involucradas. De esta manera las áreas naturales protegidas revelan su validez como genuino ámbito integrador entre los intereses colectivos de toda una sociedad necesitada de estos espacios naturales para el desarrollo sostenible de las comunidades locales, constituyendo genuinas experiencias de vida armónica entre el hombre y la naturaleza.
La creación e implementación de Áreas Naturales Protegidas implica un auténtico ejercicio de soberanía, toda vez que su verdadero y exclusivo dueño, el pueblo argentino presente y futuro, aleja la posibilidad de que sus bienes naturales sean mal utilizados, asegurando así su supervivencia y bienestar en el tiempo, poniendo de manifiesto el destacado rol que desempeñan para la sociedad las áreas naturales protegidas como herramientas jurídicas válidas para protección del ambiente y la biodiversidad.
El ANPUP permitiría completar un importante corredor
biológico de conservación de la naturaleza a lo largo de
gran parte de la Cordillera de los Andes en territorio de
la Provincia de Mendoza.
La supervivencia y el desarrollo económico del Valle de Uspallata y del Oasis Agroindustrial del Gran Mendoza están íntimamente ligados a la conservación de sus bienes comunes naturales estratégicos en su área de origen y a su uso responsable. Son estratégicos para el hombre aquellos bienes naturales de los cuales dependen las necesidades básicas y el desarrollo de una región. Su conservación es prioritaria y se vuelve una necesidad cuando existe una estrecha dependencia de la población hacia ellos. Esto quiere decir que estos bienes brindan un servicio ambiental insustituible, constituyéndose en el sostén esencial de la población. Por ello es fundamental para la vida y la economía de todo el norte de la Provincia de Mendoza, la preservación de la cuenca del Río Mendoza completa, al menos en la zona cordillerana, donde se localizan las fuentes de agua de los ríos y arroyos que la constituyen. El Estado en todos sus ámbitos, en uso de las facultades conferidas por la legislación ambiental, puede y debe dictar las medidas preventivas y precautorias que crea convenientes para su conservación, máxime teniendo en cuenta además que en el territorio de Mendoza los bienes comunes estratégicos son escasos y actualmente se encuentran en retracción por efecto el cambio climático global.
Además de la protección del ambiente y los bienes naturales, las áreas naturales otorgan beneficios a innumerables actividades productivas que se basan en el aprovechamiento sostenible de estos bienes como recursos naturales y obtienen un valor agregado de su producción y servicios por la calidad ambiental del sitio donde se desarrollan y también la calidad de los bienes protegidos utilizados para su producción.
Desde el punto de vista biológico, el territorio de la provincia de Mendoza cuenta con cuatro ecorregiones, las cuales se hallan escasamente representadas en el sistema local de áreas naturales protegidas, así como en el sistema de Parques Nacionales (Corcuera y otros, 2006, "La situación ambiental Argentina 2005", Fundación Vida Silvestre Argentina). 
Esto lleva a sostener que por más esfuerzo que se haga en la gestión de las áreas constituidas, en definitiva será insuficiente para alcanzar el objetivo principal de todo sistema de áreas protegidas, que es la conservación de la biodiversidad, el goce de un ambiente sano y los beneficios económicos que ello trae para toda la población. Las cuatro ecorregiones presentes en Mendoza (Puna, Monte, Patagonia Extraandina y Altos Andes) presentan características ecológicas singulares, que las hacen importantes, desde el punto de vista científico, no solo a nivel local y nacional, sino también a nivel mundial, ya que las cuatro están citadas entre las 200 más importantes para la conservación de la biodiversidad a nivel mundial (Informe “G 200”, Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza-Fondo Mundial para la Naturaleza, 2003).
El área propuesta como ANP Uspallata-Polvaredas abarca las ecorregiones del monte, la puna (o cardonal) y los altos andes, teniendo también rasgos particulares determinados por las extensas áreas de ecotono, motivo que ha dado lugar al desarrollo de un gran número de endemismos de la flora y la fauna local. De hecho, la zona de contacto entre el cardonal y los altos andes es considerada por los especialistas como una de las regiones con alto grado de endemismos de la provincia y por ende un ecosistema singular y frágil, condición que la coloca a la cabeza entre las zonas de mayor interés para la conservación de la cordillera central, debiendo ser reconocida y puesta en valor como tal por las autoridades correspondientes.


El Cardonal es un ambiente natural singular presente en Uspallata, dominado por la especie endémica de cactus Denmoza rodocantha, la cual a mayor altura (aprox 2.500 m.s.n.m.) cambia por otra especie de cactus, también endémica y de aspecto similar, que es Lovibia formosa.



MAPAS DEL ÁREA PROYECTADA


Nota: el mapa incluye el área propuesta como parque nacional dentro del proyecto provincial.
Nota: el mapa incluye el área propuesta como parque nacional dentro del proyecto provincial.


VALORES DE CONSERVACIÓN 

Los valores de conservación que presenta el área de interés constituyen la razón de ser del proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas, cuya formulación ha sido avalada por estamentos técnicos del propio Gobierno de Mendoza, manifestando que la misma constituye una de las prioridades en la estrategia provincial de conservación de la biodiversidad.
Así está expresado en los documentos ambientales emitidos por el gobierno provincial:
  • Informe Ambiental 2006.
  • Plan Ambiental 2007.
  • Plan de Gestión Ambiental 2008-2012.
  • El Plan de Desarrollo Estratégico 2013.
  • Borradores del Plan Provincial de Ordenamiento Territorial (en este último caso lamentablemente no incluido en el documento final).
  • Material de divulgación emitido por el propio Estado Provincial, como los fascículos de Educación Ambiental.
  • Cartillas de los cursos de Educación Ambiental para docentes y alumnos dictados en el marco de los planes educativos del Gobierno de Mendoza.
  • Publicaciones de los mismos en los medios masivos de comunicación (diarios, radio y TV).
  


La Vega del Sol, en las nacientes del Arroyo San Alberto, es uno de los humedales altoandinos más importantes por su extensión, pristinidad, cantidad y diversidad de flora y fauna nativa observada, singularidad y estado de conservación de las mismas. A primera vista se presenta como uno de los valores puntuales más importantes para preservar y destinar a la investigación científica.

  
Uspallata es parte de una extensa región de un valle andino con numerosas singularidades naturales, el cual se encuentra rodeado de un entorno privilegiado que, además, con la figura legal del Área Natural Protegida Uspallata – Polvaredas, estará protegido: aire, suelo, agua, flora, fauna y patrimonio cultural, bajo la tutela exclusiva e inclusiva de todos sus habitantes, para beneficio y goce de la población, de las presentes y futuras generaciones. Si bien estos valores de conservación son numerosos, merecen destacarse y ampliar los siguientes:


1. La topografía especial 

El Cordón del Tigre y el Valle de Uspallata constituyen un enclave con características particulares desde el punto de vista geológico y geomorfológico, debido a la variedad de rocas y geoformas resultantes de los diferentes procesos naturales acaecidos a lo largo del tiempo, que le confieren un rasgo paisajístico de destacada singularidad. La altitud del cordón sorprende por su posición oriental como una avanzada apartada de la región andina, constituyendo una barrera orográfica que ataja la parte posterior de los temporales cordilleranos de invierno, dando lugar a una importante acumulación nívea, que sin llegar a tener la relevancia de las nieves de la cordillera principal, es suficiente como para generar una dinámica hidrológica particular que sustenta el oasis de Uspallata.

  
El Cordón del Tigre visto desde la Ruta Nacional 149, a la altura del Arroyo Chiquero.


Las características tectónicas del Valle de Uspallata y la disposición de los cordones montañosos que lo rodean, determinan su situación de confinamiento ecológico, característica fundamental a la hora de calificar la región como ambientalmente singular.
Con respecto a la faz geológica, la zona montañosa es en el aspecto litológico bastante uniforme dentro del Grupo Choiyoi, sin embargo debe destacarse la presencia de formaciones geológicas de rocas sedimentarias en el piedemonte del Cordón del Tigre, en los Cerrillos de San Alberto, constituidas principalmente por una gran diversidad de conglomerados con fragmentos de distinto tamaño y origen, cuya composición y disposición estratigráfica ha permitido establecer a través de estudios, cómo ha sido la secuencia del levantamiento de los distintos cordones que constituyen la Cordillera de los Andes (Cortés José M; “El frente de corrimiento de la Cordillera Frontal y el extremo sur del Valle de Uspallata” en: “Geología de la Región del Aconcagua” Ramos V, Yrigoyen M editores). Es el único sitio de la Provincia de Mendoza y uno de los pocos del país que ha permitido determinar esta secuencia.


2. El Paisaje: 

La consideración del paisaje como valor de conservación del área proyectada, responde no solo a una valoración cualitativa, de los bienes comunes naturales asociados con implicancia para actividades como el turismo o la agroindustria, sino también a preservar parte de la identidad cultural de los pobladores locales, ya que a través de la implementación de una pedagogía del paisaje se tenderá a una identificación de la comunidad local con este, como producto de la naturaleza e historia del lugar (Vereda y otros, 2002, “Recursos Culturales y Paisajes Naturales” en “Turismo y Patrimonio en el Siglo XXI”. Centro de Investigaciones y Estudios Turísticos, Bs As).


Diversas vistas de las quebradas de la alta cuenca del A° San Alberto. De izq a Derecha: los cauces de los arroyos San Alberto superior, Dientitos, Cajón Barauca y Del Sol. En todas estas vistas se destaca un valor fundamental del paisaje que llama la atención del observador y genera la curiosidad de conocerlo en persona: la pristinidad, lo salvaje y lo completamente natural ajeno de cualquier intervención humana. Ésto a su vez representa una singularidad que constituye un valor fundamental de conservación. En todos los casos, se trata de sitios a los que hay que caminar 25 kilómetros por la cordillera para acceder a ellos.


La presencia de una importante cantidad de cavidades
naturales puede dar lugar al desarrollo de actividades
vinculadas a la espeleología, tanto deportivas, así como
científicas. En la foto se observan lo que podrían ser
cuevas o cavernas al pie de paredones rocosos en el
cañadón del Arroyo San Alberto, ubicados a varios
kilómetros aguas arriba de Uspallata.
El principal tipo de atractivo turístico de la región lo constituye sin lugar a dudas la belleza escénica del paisaje natural. Este tipo de paisajes con rasgos de singularidad constituye la motivación principal que moviliza el flujo turístico y la consecuente visitación de la zona, generando un arribo masivo de visitantes al lugar. Estos factores, sumados a otros posibles usos del suelo incompatibles y no planificados desde el punto de vista de la vocación territorial del medio natural, pueden atentar contra la integridad del paisaje si no se cuenta con un marco legal que garantice su preservación y permita un ordenamiento de dicha corriente y usos del suelo.
Hay que tener en cuenta que en la mayoría de las ANP gestionadas en todo el mundo, la aplicación de la legislación ambiental en materia de conservación de la naturaleza, permite la optimización en el uso turístico de los atractivos naturales con un mínimo impacto, lo que asegura un rédito económico significativo para la región donde se halla inserta; garantizando su continuidad en el tiempo.
Otro uso del paisaje que últimamente se ha hecho frecuente es el empleo de su imagen en la publicidad comercial de diversos productos, por lo que el paisaje también constituye un valor agregado para éstos. La singularidad paisajística de nuestra región montañosa no sólo genera el arribo de numerosos turistas que nos visitan y dejan un montón de dinero a todos los mendocinos, su imagen de pristinidad es también es un recurso que utilizan empresas de los más variados rubros de la economía local para promocionar la calidad de su producción y servicios (Sociedad Rural del Valle de Uco. Tríptico del “Primer Congreso Regional Los Recursos Naturales y La Producción, San Carlos, 17 de Setiembre de 2005”).


Vistas parciales del Cordón del Tigre desde el Cerro Tunduqueral


Uspallata presenta un entorno paisajístico particular y de gran belleza escénica, enmarcado por una sucesión y variedad de geoformas pocas veces vista en un mismo lugar. El Valle de Uspallata está rodeado de magníficas montañas y formaciones geológicas.
Al este del valle está la precordillera, cuyo faldeo occidental desciende suavemente formando un extenso piedemonte.
Al oeste está la Cordillera Frontal, representada por el Cordón del Tigre, con cumbres que rondan entre los 4500 y 5600 metros de altitud, dispuestas de manera extendida en altiplanicie, fruto de ser un relieve antiguo cristalino peniplanizado y luego rejuvenecido por la Orogenia Andina, que levantó la Cordillera Principal, cuyo punto culminante es el Cerro Aconcagua (6962m), la cumbre más alta del Continente Americano, que en la foto de arriba se ve asomando detrás. Si bien el Cerro Aconcagua está fuera del área de estudio, su proximidad determina que sea parte destacada del paisaje en muchos puntos del área proyectada desde donde es visible.


Paisaje invernal: la nieve representa un aditamento adicional de valoración al paisaje andino de los cerros circundantes. Las vistas están tomadas en la cumbre del Cerro Juan Pobre y están orientadas hacia el Tupungato y el Aconcagua, respectivamente (fotos: Pablo David González).


Las cuevas del Arroyo del Durazno representan un atractivo de gran
interés por sus colosales dimensiones y el lugar encajonado donde
se encuentran ubicadas.
3. Maravillas geológicas:

La diversidad y extensión areal de los rasgos geológicos de la zona, determinan la existencia de numerosas formaciones naturales de gran belleza y singularidad.
Este tipo de formaciones geológicas en otros lugares del país están comprendidas bajo figuras de áreas protegidas formalmente institucionalizadas y cuentan con un aprovechamiento turístico controlado y con una gran promoción de parte del Estado.
Existen además un gran número de cavidades naturales, como cuevas y/o cavernas, siendo aún no determinados su número, ubicación, características, así como tampoco exploradas. La espeleología tiene amplias posibilidades para poder desarrollar sus actividades (tanto deportivas como científicas) en el área propuesta.
En nuestro caso, es de esperar que una vez implementada el Área Natural Protegida Uspallata - Polvaredas, se podrán diseñar planes de uso público para asegurar que estos bienes naturales únicos se conviertan en atractivos turísticos destacados en la oferta regional.


Maravillas naturales como la Sierra de la Ventana (camino a Pampa Fría), el Cerro de 7 Colores (camino a Bonilla) o el Bosque de Araucarias Petrificadas en Paramillos, deben ser protegidas y puestas en valor.


4. Escenarios naturales de interés internacional: 

Uspallata presenta numerosos sitios que han sido elegidos para la filmación de películas de renombre a nivel internacional

  • "Siete Años en el Tíbet" tuvo distintas locaciones entre las que se cuentan el Cerro Tunduqueral y la Estancia Tambillos.
  • "Lucky Luke se filmó en el Humedal Yalguaraz.
  • "De Amor y de Sombras" se filmó en Paramillos.

La preservación de estos sitios y su administración responsable redundará en un mayor provecho y beneficio económico para la población local. Existe además una nueva tendencia en el turismo internacional que es la atracción que genera la visita de estos sitios que han sido locaciones de películas o series mundialmente famosas.

  
Escenarios naturales excepcionales reconocidos a nivel internacional, que en varias oportunidades fueron elegidos para la filmación de películas reconocidas mundialmente: Izq. Filmación de la película 7 años en el Tíbet, en el Cerro Tambillos. Der. Filmación de la película "Lucky Luke" en la Estancia Yalguaraz.


5. La Cuenca del Río Mendoza 


Actualmente, las nacientes del Río Mendoza se encuentran parcialmente protegidas por las Áreas Protegidas Provinciales Cordón del Plata, Tupungato, Aconcagua y Puente del Inca, aproximadamente en un 40%. El proyecto del ANP Uspallata-Polvaredas permitiría incluir todas aquellas fuentes de agua que aún no están comprendidas dentro de esta figura legal.
El Río Mendoza constituye un ejemplo del aprovechamiento casi óptimo que se puede hacer de una fuente de agua relativamente escasa y el rendimiento que puede tener para motorizar una de las economías regionales más grandes del país; ya que, con un módulo de 50 metros cúbicos por segundo, se riegan 200.000 hectáreas de cultivos, se abastecen 1,1 millones de habitantes, 8.700 establecimientos agropecuarios (incluidas 3.000 bodegas) y el cuarto polo industrial del país. Esta condición vuelve sumamente vulnerable el esquema de sustentabilidad, que si bien se ha podido sostener en el tiempo, desde la época de conquista y colonización de Cuyo, hoy se ve seriamente amenazado por los efectos del cambio climático global (Museta y Barrientos, 2015, “Vulnerabilidad de productores rurales de Mendoza ante el Cambio Ambiental Global”, publicado en la Revista de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza).
De quedar incluidas todas estas fuentes de agua dentro del ANP, la producción local de Uspallata y todo el Oasis Norte de Mendoza, podría certificar “Denominación de Origen Protegido”. En el mapa se observa el esquema de la cuenca activa del Río Mendoza, con las áreas protegidas y el proyecto que la abarcan en su totalidad hacia el oeste y hacia el este toda la zona irrigada (en verde) y el Gran Mendoza con sus capitales, que dependen de este río.
Es de destacar que, en el caso del proyecto provincial, la cuenca del Rio Mendoza constituye el principal valor de conservación, dada la mencionada importancia del mismo.


6. Una dinámica hidrológica muy particular 

La acumulación nívea invernal es considerable, ya que más de la mitad del área recibe este aporte en forma permanente todos los inviernos (Cara, Masiokas, Viale y Villalba, 2016, “Análisis de la cobertura nival de la Cuenca Superior del Río Mendoza”, publicado en la Revista Meteorollógica. Vol 41 N°1, IANIGLA, Mendoza).
Hidrografía de Uspallata
Sin embargo, no se evidencian en el terreno la existencia de ríos y arroyos que sean demasiado caudalosos, a excepción del Río Mendoza, que en su paso por la zona se comporta como un curso de agua alóctono. Evidentemente la constitución geológica y geomorfológica del sustrato actúa como una gran esponja que absorbe buena parte del producto de la fusión de dichas nieves, alimentando un gran acuífero que comienza a surgir en las zonas más bajas, dando lugar a pequeños cursos de agua que finalmente desembocan en el Río Mendoza. Prueba de esta dinámica subterránea particular es el enorme manantial situado unos kilómetros al norte de la localidad de Uspallata, que da origen al arroyo homónimo.
El agua de surgencia presenta una calidad excepcional para su consumo y uso para riego, originándose un oasis de mediano tamaño en la localidad de Uspallata y su entorno, siendo potencialmente aprovechables además para su envasado y venta como agua mineral, como ocurre en otras zonas de la provincia, potencialidad que aun no se ha aprovechado y que podría ser una importante fuente de ingresos a la población que se agrega a las ya enunciadas.
La existencia de áreas de infiltración y áreas de surgencia en la región responde a una dinámica hidrológica subterránea que todavía no se conoce en detalle y que, por aplicación del principio precautorio establecido en la legislación ambiental, sería menester conservar, ya que se desconocen las consecuencias de su intervención o su impacto antrópico. La totalidad de las áreas de surgencia de aguas en la zona están asociadas a comunidades vegetales de vegas, a las que dan sustento.
Es de destacar en al aspecto hídrico la cuenca de Yalguaraz, cuyo escurrimiento superficial es endorreico y separado de la cuenca del Río Mendoza, sin embargo se desconoce con exactitud como se comporta su dinámica subterránea y si existe relación con las cuencas colindantes: El acuífero asociado a la cuenca del Río Mendoza por el sur, la cuenca de El Leoncito, por el norte, que también es cerrada en su escurrimiento superficial; y finalmente las aguadas precordilleranas, por el este, cuya dinámica también se desconoce, entre las que se destaca la de Villavicencio, que es aprovechada económicamente y que también está asociada a un área protegida.


El Valle de Uspallata presenta una dinámica hidrológica muy particular: Los cursos de agua que nacen en las fuentes del Cordón del Tigre, como el glaciar Tambillos, se insumen en el piedemonte de éste, recorren un largo y desconocido camino subterráneo y luego brotan en la parte inferior del Valle de Uspallata, abasteciendo a la población de agua de pureza excepcional. Izq. Vega Grande del Arroyo Uspallata, aguas arriba del pueblo. Der. Vertiente El Alamito, una surgente natural ubicada en el secano de la precordillera.


7. Fuentes de agua pura 

En las fotos, de izq. a der. y de arr. a ab. los arroyos Cortaderas, Ranchillos, Tambillos y El Chacay, todos afluentes del Río Mendoza que quedarían protegidos en el área del proyecto.

El agua es un bien natural estratégico del cual depende la vida y la economía de la población, no sólo de Uspallata, sino también de toda la Provincia de Mendoza, incluyendo su capital con el área metropolitana y el oasis agroindustrial que la rodea. De su conservación y uso responsable depende el futuro de Mendoza y una medida fundamental en este sentido es la implementación del Área Natural Protegida Uspallata - Polvaredas.
Entre los usos sustentables del agua, además del agrícola y para consumo humano, está el atractivo paisajístico de las quebradas cordilleranas donde se originan los ríos y arroyos que bajan de la montaña, que conforman un atractivo turístico en gran parte desaprovechado.


8. Glaciares 

El Glaciar del Cerro Tambillos (5861 m), es un enorme depósito de hielo, cuyas dimensiones aproximadas son 16 kilómetros de largo (incluyendo el periglaciar y las morenas), entre 300 y 500 metros de ancho y 150 metros de espesor. Se trata de hielo milenario o hielo fósil, ya que se acumuló durante un período climático más húmedo que el actual. Evidentemente es la reserva de agua de Uspallata y se trata de un bien común que en los hechos es "no renovable"; dado que, bajo las condiciones climáticas actuales extremadamente áridas, sería imposible que se renueve semejante acumulación, por eso debe ser protegido y administrado con responsabilidad.
El Glaciar Tambillos no estaría comprendido en su totalidad dentro del área propuesta como parque nacional, pues el catastro lo divide en tres, con lo cual se debería evaluar la posibilidad de incorporarlo, al menos como Reserva Nacional, mediante la suscripción de un acuerdo con los propietarios de los predios involucrados.

Los principales glaciares descubiertos en el área proyectada y su inclusión en el Inventario Nacional de Glaciares elaborado por el IANIGLA en el marco de la Ley de Glaciares.


Existen otros cuerpos de hielo de menores dimensiones, como los glaciares Barauca y San Alberto, que dan origen al arroyo homónimo. En este caso sí están incluidos en su totalidad en el área propuesta como Parque Nacional. El Inventario Nacional de Glaciares, confeccionado en cumplimiento de la Ley Nacional 26639, ha registrado más de 80 glaciares para la faz oriental del Cordón del Tigre incluida dentro del área de estudio.
También es muy importante la presencia de ambientes periglaciares, como por ejemplo, glaciares de escombros y glaciares cubiertos, que están presentes en las nacientes o cabeceras de todas las quebradas o arroyos que bajan del Cordón del Tigre desde alturas superiores a los 4.000 m.s.n.m. Estos glaciares constituyen importantes reservas de agua que aportan caudal permanente a los arroyos que bajan de la montaña aún en los años con escasas nevadas invernales. Así mismo, es de destacar que existen áreas cubiertas de permafrost.
 
Glaciares de escombros en las cabeceras de los arroyos Durazno (izq.) y El Chacay (der.)


9. Vegas o mallines: 

Las vegas son comunidades vegetales densas, constituidas por pastos y hierbas higrófilas que crecen en zonas donde el suelo se encuentra saturado de humedad, estas comunidades ecológicas constituyen verdaderas islas de biodiversidad en medio de la aridez reinante en el área de estudio. Las vegas constituyen el principal sitio de nidificación de aves caminadoras y de pastura de la mayoría de los animales herbívoros presentes, desde pequeños roedores, hasta el guanaco y el suri cordillerano, por lo tanto, de su conservación y uso sustentable dependerá la existencia de casi todas las especies de la fauna local.
   
Vegas de valle y colgantes en el Arroyo del Durazno (afluente del San Alberto), en el fondo de la quebrada (izq.) y en las laderas de los cerros circundantes (der.).


Las vegas son aprovechables como pasturas de veranada para la ganadería trashumante, pero este uso debe realizarse de manera controlada para garantizar su sustentabilidad y evitar su deterioro y sus posteriores consecuencias. El manejo sustentable de las vegas comienza con la determinación de la capacidad de carga ganadera y el calendario fenológico de las especies que en ella se encuentran, de esta manera se puede diseñar un plan de manejo ganadero sustentable para las vegas y una zonificación que determine aquellas áreas de uso y la clausura de las zonas que posean algún rasgo de singularidad.
Vegetación higrófila y manantiales en
el Arroyo del Tigre, Yalguaraz. Estos
ambientes deben ser preservados.
No obstante lo anterior, dado que en la mayor parte del área propuesta prácticamente no hay ganadería (y más específicamente en las tierras del Estado Nacional Argentino propuestas como parque nacional), las vegas de la zona pueden constituir un importante reservorio genético de especies nativas y una importante muestra del estado original de las vegas altoandinas en los andes centrales.
Las vegas además constituyen grandes filtros naturales que le confieren al agua que circula por ellas, características que las hacen únicas para su consumo humano en los oasis agrícolas y en las ciudades. El deterioro de las vegas altoandinas indudablemente ha de repercutir en la calidad del agua de los ríos y arroyos que bajan de las alturas y/o de los acuíferos que estas alimenten (Soria F., 2006, “Flora Altoandina” Material de divulgación de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, Gobierno de Mendoza, 2007).
Otra contribución del ambiente de las vegas al ecosistema es su condición de generación de suelo, producto de la descomposición lenta de su materia orgánica. La zona de interés se caracteriza por la escasez de suelo, el generado por procesos de erosión y sedimentación es pobre en materia orgánica; por ende, hostil para sustentar formas de vida vegetal, por lo tanto, las vegas constituyen el principal elemento generador del escaso suelo rico en materia orgánica que existe en la zona.
Desde el punto de vista paisajístico también las vegas son importantes, ya que incorporan un matiz particular de verdor al escenario de aridez que pinta el paisaje de la región.
Las características particulares de las vegas y su escasez en la región las hacen sumamente frágiles a las perturbaciones antrópicas, como ser pisoteo (hombres, ganado y sobre todo vehículos), alteración de drenajes, movimientos de suelo, sepultamiento, uso ganadero intensivo, deposición de residuos, etc. (Gobierno de Mendoza, “Plan Ambiental 2007” y documentos posteriores).
Por lo tanto, en la actualidad es prioritario establecer medidas concretas y eficaces para garantizar su conservación, en el área propuesta estas comunidades vegetales ocupan menos del 2 % del suelo. En el entorno de la localidad de Uspallata hay una cantidad mayor de vegas que cubren una superficie muy importante, pero estas se hallan muy alteradas por el hombre y con un alto grado de ocupación, por lo que la tarea en esta zona localizada fuera del área propuesta, será la optimización en el uso de los bienes comunes garantizando su perdurabilidad en el tiempo.


Sistemas de vegas colgantes en las laderas de los cerros que rodean la quebrada del Arroyo de los Dientitos, en las cabeceras de la sub-cuenca San Alberto.



Humedal de Yalguaraz, distintas panorámicas: representa el nivel de base de una subcuenca superficialmente endorreica y de drenaje desconocido a nivel subsuelo, conectado a la dinámica hidrológica del Río Mendoza y las aguadas precordilleranas, donde afloran manantiales con condiciones típicas de esta situación: aguas saladas o salobres que atraen a una gran cantidad de aves acuáticas migratorias que nidifican en el lugar o están de paso.



La Vega del Sol, en las nacientes del Arroyo San Alberto, distintas panorámicas: nótese la extensión que presenta este humedal altoandino, situado en un rango altitudinal que va de los 3.400 a  los 3.700 m.s.n.m. y que por su extensión de varios kilómetos de largo y ancho cubre (contando su entorno sub-húmedo) una superficie de más de 300 hectáreas. Este lugar además constituye un paso estratégico para arribar al Glaciar Tambillos (en caso de no poder hacerlo por la estancia homónima) a través del portezuelo que se observa en la foto inferior izquierda.


10. Monumentos Naturales: 

La Ley Provincial 6599 de Mendoza (modificada por la ley 7066) declara monumento natural a las siguientes especies presentes en dicha provincia:
  • Cóndor (Vultur Gryphus)
  • Guanaco (Lama Guanicoe)
  • Choique y suri cordillerano (Rhea pennata y Rhea garleppi)
  • Tortuga del Nevado (Chelonoides sp.)
  • Mara (Dolichlotis patagonum)
  • Pichi ciego (Chaetophractus truncatus)
Guanacos en Yalguaraz, a la vera de la Ruta Nacional 149.
De las especies citadas, tres se encuentran con seguridad en el área de estudio y comparten un mismo hábitat: el cóndor, el guanaco y el suri cordillerano; y una cuarta está citada en la bibliografía como posible habitante de la zona, el pichi ciego. La existencia de estas cuatro especies en una misma área constituye una verdadera singularidad, ya que sería el lugar de la provincia donde conviven en un mismo hábitat la mayor cantidad de estos monumentos naturales.
El artículo 1 de dicha ley establece además que serán monumento natural también los hábitats de dichas especies, por lo que la existencia de importantes poblaciones de estas especies que se alimentan, se reproducen y realizan sus migraciones en el área justifica por sí sola la creación del ANP Uspallata-Polvaredas, como herramienta válida para la protección y conservación de estas especies y teniendo en cuenta que la categoría de monumento está definida en la Ley Provincial 6045 (ley marco de ANP de Mendoza), así como en la legislación nacional de Parques Nacionales, la Ley Nacional 22351, que incluye una categoría de Monumentos Naturales Nacionales. Cabe destacar que el suri cordillerano dentro de Mendoza tiene su hábitat exclusivamente en el área del proyecto, por lo que implícitamente la región ya estaría protegida por estas normas, de tal manera que el estado debería hacer efectiva esta protección. Esta norma legal constituye un fundamento por demás excluyente para justificar la creación de esta ANP.
La mencionada ley provincial establece además que algunas de estas especies son susceptibles de ser aprovechadas económicamente (esquila de guanaco, plumas de suri), por lo que su protección y la de su hábitat indudablemente ha de constituir una potencialidad económica extra para el desarrollo de la población local. El cóndor, el suri cordillerano y el guanaco son considerados Monumentos Naturales Provinciales, según una ley mendocina. Dentro de este estatus legal también son incluidos sus hábitats naturales, o sea, todo el territorio que ocupan para desarrollar su vida natural.
   
Cóndor, suri cordillerano y guanaco


11. Endemismos y rarezas ecológicas 

Burrito Negruzco (Porzana spiloptera),
especie del noreste argentino y el sur de
Brasil, recientemente descubierta en los
humedales del entorno de Uspallata.
Foto: Pablo Meoniz.
Las características ambientales singulares de la región que abarca el proyecto de ley es determinante para la existencia de especies endémicas, o sea, aquellas cuya área de distribución se reduce a un único lugar puntual del mundo, dentro de la flora y la fauna local existen varias de estas especies particulares.
El área de Uspallata y su entorno, donde se entrecruzan los elementos biológicos de las tres ecorregiones ya mencionadas, es considerada una de las zonas de endemismos más importantes de Sudamérica, a pesar de tratarse de una región árida (Morrone y Bousquets, 2001, “Perspectiva Latinoamericana de la Biogeografía” Universidad Autónoma de México).
Esta condición determina que no se caracterice tanto por su diversidad biológica, pero sí por la diversidad de ambientes o parches naturales de características bien diferenciables entre sí, condición determinante para que una zona pueda ser considerada área de endemismos.
A nivel ecorregional, el Valle de Uspallata y la vecina región de Calingasta son consideradas una entidad natural particular dentro del el área de contacto entre el monte, la puna y los altos andes, que cuenta con escasa cantidad de áreas protegidas, situación que desde el punto de vista ecológico resulta de suma gravedad, ya que estamos expuestos a una extinción masiva de especies que son únicas (Laboratorio de Entomología del IADIZA “Biodiversidad del Monte”, CCT, Mendoza).
Puna clavaroides y Tunilla corrugata, dos especies
de diminutos cactus endémicos de Uspallata.
La opinión de los naturalistas es también determinante al respecto: “Mendoza es uno de los lugares con más especies únicas en el mundo(Chebez, Juan Carlos “Mendoza es uno de los lugares con más especies únicas en el mundo” entrevista publicada en el Diario Los Andes, edición del 06/11/2006). En materia de conservación de la naturaleza, deben atenderse como prioridad la protección tanto las especies en peligro de extinción como las endémicas, hay numerosas plantas y animales exclusivos de Uspallata.
“Mendoza es, después de Jujuy, la provincia con más centros de endemismos en la Argentina, es decir, escenarios donde hay mayor cantidad de especies únicas o exclusivas(Ibíd.), estos lugares se denominan “centros de endemismos”, porque tienen más de una especie exclusiva conviviendo en el mismo hábitat, por ende el hábitat natural que ocupan es único.
Esta condición es una gran responsabilidad para las autoridades locales y nacionales, si no se planifica bien el territorio, Mendoza podría tener uno de los índices de extinción más grandes de la Argentina, porque tiene mayor cantidad de cosas únicas. Entonces, es un problema el manejo de las especies en peligro, pero también es un desafío, del que casi no se habla. Es lamentable, porque los grandes referentes de estos temas están viviendo en Mendoza. La mejor respuesta oficial ante el peligro de perder especies únicas o en peligro de extinción es la creación de áreas naturales protegidas (Ibíd.).

Dos especies de lagartos endémicos de Uspallata: Liolaemus uspallatensis y Homonota andícola


12. Flora 


En las fotos se observan las siguientes especies: Argylia uspallatensis, Calceolaria pinifolia, Cistanthe picta, Euphorbia collina, Dolichlasium lagascae, Berberis empetrifolia, Maihueniopsis boliviensis, Maihueniopsis glomerata, Glandularia hoockeriana, Solenomelus segethi, Epilobiun australe, Mutisia sinuata, Tropaeoleum polyphillum, Melosperma andícola y Jaborosa lacinata.


La flora nativa existente dentro del territorio proyectado para el Área Natural Protegida Uspallata - Polvaredas, representa a las tres ecorregiones existentes: los altos andes, el cardonal y el monte, con una gran cantidad de especies endémicas con representatividad exclusiva de la zona. A pesar de ser una región particularmente árida, tiene la característica de presentar una gran diversidad florística, dada la variedad de hábitats impuestos por las diferencias de altitud, exposición de laderas, tipos de suelo y cercanías de arroyos o manantiales. Estas condiciones hacen que la región constituya un área biológica de interés para la investigación, reconocida a nivel mundial como "hotspot" o sitio prioritario para la conservación de la biodiversidad, que una vez convertida en área protegida y dadas a conocer sus condiciones naturales, sin dudas concitará el interés de investigadores y profesionales de las ciencias ecológicas que vendrán a estudiarla.
Actualmente se está construyendo un portal web con el inventario de la flora de la zona del proyecto del ANP Uspallat-Polvaredas, donde están registradas alrededor de 400 especies nativas de la zoa, que puede ser visitado: http://uspallatanativa.blogspot.com/


13. Fauna 


El área comprendida dentro del proyecto del Área Natural Protegida Uspallata - Polvaredas presenta una variada fauna autóctona, con representantes fundamentales, como el suri cordillerano (Rhea garleppi), un ave corredora levemente diferente al ñandú o al choique que conocemos, que habita en la puna y llega a la zona en el extremo austral de su área de distribución. Está declarada por ley monumento natural provincial y su corredor biológico va desde San Alberto, por el sur, hasta El Leoncito, por el norte. El guanaco (Lama guanicoe) también es monumento natural provincial y las poblaciones existentes en la zona son de laa más numerosas que hay en el territorio de Mendoza. El chinchillón de la sierra (Lagidium viscacia) es un roedor que alcanza los 80 cm de largo y habita los roqueríos de la alta montaña. Hay una variedad de lagartija que es endémica del valle (Liolaemus Uspallatensis) eso quiere decir que es el único lugar que habita. El matuasto (Phymaturus flagellifer) es otro reptil nativo. Entre las aves se pueden mencionar el carpintero real (Colaptes melanolainus), la loica (Sturnella loyca), el comesebo andino (Phrygilus gayi) y la gallineta (Rallus Sanginolentus).


14. Patrimonio cultural tangible e intangible 

El área propuesta para la protección del entorno natural de Uspallata, presenta una gran cantidad de yacimientos arqueológicos que han sido relevados y estudiados por distintos especialistas reconocidos a nivel nacional e internacional.
Antes que nada se debe tener en cuenta que el patrimonio arqueológico es parte de una manifestación cultural que ya no existe y por lo tanto no es renovable; asimismo responde a una cierta cantidad y calidad de características que lo hacen un lugar único en el paisaje (Vereda y otros, 2002, Op cit.). Por esta razón es que el patrimonio arqueológico debe ser preservado. Se plantea además que la puesta en valor y uso racional del conocimiento sobre las culturas del pasado pueda redundar en recursos que posibiliten su mantenimiento y conservación (Ibíd.).


Los valores de conservación patrimoniales del área son numerosos, un grupo importante de éstos están asociados al Qhapaq Ñan (Patrimonio cultural de la humanidad) y a la Ruta Sanmartimiana (Monumento Histórico Nacional)


Existen numerosos sitios en diversos puntos dentro del área del proyecto que demuestran la importancia que tiene esta región para la conservación del patrimonio arqueológico. La obligación impuesta al Estado de conservar este patrimonio está legalmente establecida en la Ley Nacional 25.743, la que establece en su art. 30 que “Todos los monumentos, objetos arqueológicos y restos paleontológicos que se descubran en el proceso de la investigación son del dominio público del Estado (nacional, provincial o municipal)”.
La existencia de yacimientos arqueológicos que evidencian el poblamiento de la región en diferentes períodos de la historia (desde la llegada del hombre prehistórico americano hasta nuestros días), justifican ampliamente la existencia de un área natural protegida que los incluya, tanto a los propios yacimientos, así como a su entorno natural, ya que de esta manera también se podrá determinar con certeza cómo era la relación entre el hombre y su entorno, conocimiento que aplicado al ordenamiento territorial y a la planificación regional, permitirá el desarrollo económico de la región ligado a experiencias de vida armónica entre el hombre y la naturaleza.


Dentro del proyecto del ANP Uspallata-Polvaredas se encuentra el sitio arqueológico más antiguo de Mendoza: se trata de Agua de la Cueva, un alero rocoso ubicado en la zona del cordón de Bonilla, donde se han encontrado restos de asentamientos humanos de 12.000 años de antigüedad, asociados a restos de animales extintos que habitaron Mendoza en la época de las glaciaciones y que eran cazados por estos primitivos pobladores, como ser el megaterio (izquierda) y el milodón (derecha), en estos casos reconstruidos en otros sitios similares, que son aprovechados turísticamente, demostrando el potencial que tiene este lugar, que es accesible y actualmente está abandonado.


Dentro del área propuesta como ANP Uspallata-Polvaredas se encuentran numerosos yacimientos arqueológicos y sitios históricos relacionados con los primeros pobladores ancestrales americanos, antecesores de los huarpes, luego éstos también, y posteriormente la ocupación incaica, la conquista y colonización, la epopeya sanmartiniana, la evolución histórica del corredor andino y el apogeo del FFCC trasandino.
Varios de estos sitios han sido declarados Monumento Histórico Nacional, como por ejemplo, los hitos de la Gesta Sanmartiniana, por donde pasó la columna del General Las Heras durante la Campaña Libertadora del Cruce de Los Andes, como ser las Bóvedas de Uspallata, el Puente Histórico de Picheuta, las Ruinas del Fortín Picheuta, el Sitio de Acampe de Polvaredas y el Sitio del Combate de Potrerillos, en Punta de Vacas.
También son monumentos históricos nacionales las antiguas “Casas del Rey” que fueron construidas durante la época colonial para refugio de viajeros y correos en ese entonces, las que están distribuidas en diferentes puntos del Corredor Andino.
Además, fueron declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad los sitios incaicos relacionados con el Qhapaq Ñan o Sistema Vial Andino: los tambos de Tambillitos, Ranchillos, Tambillos y Yalguaraz, situados a la vera del Sistema Vial Andino, dentro del área de interés. Además de ello, entre los sitios arqueológicos prehistóricos de la zona, merecen destacarse los Petroglifos del Cerro Tunduqueral y el alero de Agua de la Cueva.
En Uspallata es de especial interés también el patrimonio cultural intangible, conformado por los modos de vida y tradiciones orales de los pobladores de la cordillera, los cuales se han ido perdiendo, dado el alto grado de rotación que presentó la población local hasta hace unos años atrás. La conformación de un importante núcleo de población permanente en la actualidad está permitiendo el rescate de estas tradiciones, así como la conformación de dos comunidades de pueblos originarios.


El patrimonio cultural existente en la región refleja gran parte de de la historia nacional y del continente. Este incluye, por ejemplo a los primitivos pobladores originarios, cuyas evidencias quedaron plasmadas en sitios como el Cerro Tunduqueral; la época de colonización española, visible en las Ruinas de Paramillos; la Campaña Libertadora, cuyas evidencias están diseminadas a lo largo de la Ruta Sanmartiniana, con lugares como el Puente Histórico de Picheuta; y finalmente la comunicación e integración con Chile, que empezó a consolidarse con el Ferrocarril Transandino, hoy abandonado, cuyas instalaciones también están repartidas en todo el Corredor Andino, las principales ubicadas en la estación de la localidad de Polvaredas. La trascendencia internacional del variado patrimonio existente, hará al ANP Uspallata-Polvaredas una de las áreas protegidas más completas desde el punto de vista histórico-cultural, tanto en el sistema provincial de Mendoza, como en el de Paruqes Nacionales.

La Estancia Uspallata

Monedas de la Estancia Uspallata, las mandó a acuñar
don Benito Villanueva a principios del siglo 20 y las
siguió utilizando la sociedad alemana que manejó la
estancia hasta el año 1931, en que fuera rematada.
Se utilizaban como vale de pago por trabajos de
esquila y otras actividades que se realizaban allí.
Fuente: Centro Numismático de Buenos Aires.
La Estancia Uspallata es la propiedad actualmente fiscal que rodea por completo la zona urbana y rural de la localidad homónima y que conformaría el núcleo del proyecto del ANPUP. Esta propiedad también incluye a lo que se conoce como Estancia San Alberto, que básicamente es el mismo predio. Las referencias históricas de este establecimiento son muy pocas y dispersas, quedando como tarea pendiente su reconstrucción (a partir de dicha documentación y el testimonio de pobladores), llegado el momento en que el proyecto finalmente se viabilice.
Las referencias más antiguas respecto de la creación de la Estancia Uspallata datan de 1578, año en que por resolución del Capitán General de Chile, Rodrigo de Quiroga, se ordena la creación de la misma, entregándose las tierras al capitán español Pedro de Moyano.
Hacia el año 1700 se fundan las estancias Tambillos, Yalguaraz, Las Cortaderas, Manantiales y El Leoncito. Las dos primeras todavía existen, las dos últimas están en actual territorio de la provincia de San Juan y tambien existen. La segunda de ellas actualmente conforma el Parque Nacional El Leoncito. En ese mismo acto se le entrega estas estancias y la de Uspallata al capitán español Andrés de Toro y Mazote, quien a su vez entrega el manejo de la Estancia Uspallata al capitán español Lorenzo Suárez de Cantillana.
Hacia 1810, la Estancia Uspallata era propiedad del general Pedro Molina Sotomayor, años más tarde la vendió en 50.000 pesos fuertes a la familia González Villanueva, cuyo heredero, Benito Villanueva aparece como propietario a principios del siglo 20, quien en ese entonces se la vende vende a una sociedad alemana. Esta empresa llegó a tener 40.000 ovejas distribuidas en toda la propiedad. En 1931 la sociedad se fundió y el Banco hipotecario la mandó a remate, adquiriéndola la familia Olmedo.
En 1944 el Estado Nacional Argentino se la expropia a este último propietario y en el mismo acto se la entrega en custodia al Ejército, quien tiene la posesión del predio en la actualidad. En el medio, hacia la década del 60, el Estado Nacional Argentino efectuó varios loteos que dieron origen a la zona rural que rodea la Villa de Uspallata y las fincas de San Alberto.
Respecto del casco de la estancia no se tienen demasiados datos. Se sabe que los Villanueva mandaron a construir un chalet de madera a la vera del Arroyo Uspallata, donde hoy se encuentra el puente de la ruta inetrnacional, próximo al edificio del Tiro Club, el cual también se presume que era parte del establecimiento. Se desconoce si finalmente el chalet se construyó. Además de ello, hay otra edificación en San Alberto empleada como casco o residencia de la familia González Villanueva, la cual aun se encuentra en pie, siendo utilizada actualmente por el Ejército y estando vedado la visita a la misma. Se sabe, en base a testimonios de pobladores locales descendientes de aquellos propietarios, que la construcción puede tener más de un siglo (tal vez dos) en pie y que en ella nacieron y se criaron al menos dos generaciones de la familia González Villanueva.


Copia de la escritura asentada en el Registro Nacional de la Propiedad Inmueble, donde el Estado Nacional Argentino expropia la Estancia Uspallata en 1944.


15. Valores universales de conservación: el Qhapaq Ñan 

Recientemente se declaró que los sitios patrimoniales de la zona vinculados a la ocupación incaica y el trazado del camino principal andino en su tramo correspondiente a la provincia de Mendoza, estén incluidos como parte del Sitio de Patrimonio de la Humanidad “Qhapaq Ñan” Sistema Vial Andino, propuesta que también incluye al entorno ambiental de los sitios incaicos (denominado cuenca visual), ya que se considera que la conservación del ambiente en torno a sitios arqueológicos constituye un verdadero acto reivindicatorio en el conocimiento de la historia de los pueblos, por que indudablemente “el medio ambiente natural constituye un elemento unificador de la totalidad del Qhapaq Ñan, el cual le confiere una particularidad y excepcionalidad característica del antiguo Imperio Incaico(Madrid, Barros y Soria, 2006, “Caracterización del ambiente natural que enmarca al tramo binacional del Camino Principal Andino Qhapac Ñan entre Yalguaraz, Argentina, y Salto Del Soldado, Chile, trabajo efectuado para acompañar al expediente de postulación de Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad ante la Unesco).
“Esta característica es sin duda “un ejemplo de la formidable adaptación que alcanzó el imperio incaico y su gente en cada territorio que ocuparon, logrando así un modelo de crecimiento productivo y expansión territorial, basados en las premisas de lo que actualmente conocemos como sostenibilidad ambiental. Lo grandioso es que los incas se iban adaptando a la geografía y al medio natural del lugar, respetando las mismas estructuras socio-económicas de las comunidades locales, por lo que los grandes impactos ambientales solo se comenzaron a ver tras su caída, con al advenimiento de la conquista y colonización española, comenzando entonces la erosión y las consecuencias asociadas en lo que era su extenso territorio” (Madrid, Barros y Soria, 2006, Op cit.).


El Qhapaq Ñan o Sistema Vial Andino, en inmediaciones de San Alberto. Esta antigua vía de comunicación construida por los pueblos originarios, se presenta a lo largo de todo el continente sudamericano, a ambos lados de la Cordillera de Los Andes, motivo por el cual fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, por la UNESCO. En Uspallata presenta su manifestación más austral del lado argentino.


El excepcional valor universal de conservación que posee el área debería ser reconocido en primer lugar por los ámbitos locales del estado, con una norma de alcance efectivo, como debería corresponder bajo el régimen federal vigente en nuestro país que impone la Constitución Nacional .
La mayoría de los sitios incluidos como Patrimonio Mundial de la Humanidad se encuentran dentro del área propuesta como ANP Uspallata-Polvaredas, por lo que su implementación brindará una herramienta eficaz de conservación, permitiendo que su uso y aprovechamiento económico esté determinado por parámetros de sustentabilidad, constituyendo además una herramienta que le aportará valor agregado a este aprovechamiento y por ende beneficio para la población.
Hay que tener en cuenta que el Gobierno de Mendoza apoyó desde un principio esta iniciativa, interviniendo en la elaboración del expediente de presentación de postulación ante la UNESCO. Entre uno de los compromisos asumidos por las autoridades locales está la creación y gestión del ANP Uspallata-Polvaredas (Dirección Nacional de Patrimonio de la República Argentina y Comisión Nacional de Monumentos Históricos de Chile, 2007, “Expediente de presentación ante la UNESCO del tramo binacional Yalguaraz-Salto del Soldado como parte integrante del Cápac Ñan Camino principal Andino”). Esta condición hoy puede verse potenciada con la incorporación de un sector a la jurisdicción de Parques Nacionales
El trekking por el Qhapaq Ñan y la visita a los antiguos tambos como el de Ranchillos o el de Tambillos, es una experiencia única que permite conectarse y vivenciar a la historia toda del continente. Más allá de que son necesarios planes de manejo, uso público y conservación de estos sitios, en Mendoza hay un potencial turístico vinculado a este patrimonio que aún está desaprovechado. En otros lugares de Argentina y Sudamérica, el Qhapaq Ñan es un producto turístico de nivel internacional que genera importantes beneficios económicos en las poblaciones locales involucradas. Hace pocos años fue declarado la UNESCO Patrimonio Cultural de la Humanidad, de esta manera, con la creación del Área Natural Protegida Uspallata - Polvaredas, la Provincia de Mendoza estaría en condiciones de mostrar al mundo un producto turístico patrimonial, garantizando su uso sustentable, su administración por parte de los responsables locales mediante su adecuada planificación de uso público y conservación; asegurando que la mayor parte de los beneficios económicos queden para la población local.


La mayoría de los sitios arqueológicos asociados al Qhapaq Ñan existentes en la provincia  de Mendoza, se localizan dentro del territorio comprendido por el proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas: 1) Tambillitos; 2) Ranchillos; 3) Tambillos; 4) Yalguaraz.


16. La producción local 


El Área Natural Protegida Uspallata - Polvaredas (ANPUP), junto con la aplicación de la legislación vigente de protección agrícola local, brindará la posibilidad de certificar la producción local del Valle de Uspallata con "Denominación de Origen Protegido" ya que estará irrigada con agua proveniente de fuentes naturales protegidas por ley. Esta certificación permitirá a los pequeños productores locales posicionar su producción en los diferentes mercados con mayor ganancia. Esta certificación podría hacerse extensiva a la producción agropecuaria e industrial de todo el Oasis Norte de Mendoza, si se incluyen en este estatus legal de protección a la totalidad de las fuentes de agua del Río Mendoza.


17. Deportes extremos 

La oferta del andinismo en el Área Natural Protegida Uspallata - Polvaredas es de primer nivel, con paisajes deslumbrantes y cumbres que hoy son muy poco frecuentadas, que representan todo un desafío para el turismo aventura extremo en busca de escenarios naturales, en este caso el ascenso al Cerro Peñón Rajado (fotos de Pablo David González).
En la zona del área propuesta se encuentran las siguientes cumbres: Tambillos (5631), Barauca (5450), Chiquero (5283), Del Valle (5239), Paramillos de las Vacas (5215), Cumbre de los Patos (5070), Tigre Sur (5060), Cumbre del Yalguaraz (5050), Nevado (4940), Ranchillos (4903), Montura (4895), Dientitos (4835), Durazno (4820), Grande (4780), Peñón Rajado (4700), etc…
Las potencialidades del futuro parque, una vez puestas en valor y colocadas en el mercado del turismo aventura, permitirán diversificar y complementar la oferta del aledaño Parque Provincial Aconcagua; que ya lleva 20 años de gestión, genera ingresos al gobierno provincial por 8,4 millones de pesos anuales y un movimiento de 35 empresas prestadoras que facturan anualmente entre 50.000 y 500.000 dólares por año cada una y dan trabajo a más de 1500 personas en total. De llevarse a cabo la promoción y manejo adecuado, existen posibilidades de que el nuevo parque en Uspallata se vea alcanzado por el movimiento turístico y el impacto económico positivo del Parque Provincial Aconcagua.


El Cerro Tambillos es la cumbre más importante de la zona, no sólo por su altitud, sino también por la gran cantidad de glaciares que lo cubre y de cursos de agua que provienen de sus laderas, que son aprovechados aguas abajo para regar el Valle de Uspallata. El ascenso del mismo, por las diferentes vías que presenta en su faz oriental, puede llegar a constituir un producto turístico de jerarquía internacional, el cual necesitará de un adecuado plan de gestión, una vez implementada el área.


18. Turismo aventura (o eco-turismo) y pesca deportiva 


Las cabalgatas constituyen uno de los servicios turísticos más redituables para las poblaciones locales, en el caso de la zona propuesta como área natural protegida en Uspallata, hay numerosos circuitos para incorporar a la oferta turística provincial, en este caso, una expedición al Cajón Barauca desde San Alberto. Otro recorrido interesante consiste en unir la Quebrada del Durazno con el Arroyo El Chacay.
La zona también presenta sobradas potencialidades para la práctica del trekking, la escalada (en roca o hielo), el mountain bike, el birdwatching y safaris fotográficos de flora y fauna.
En el caso de la pesca deportiva, los arroyos San Alberto y Picheuta constituyen cotos de pesca declarados por ley, que actualmente están desaprovechados y sin control por parte de la autoridad de aplicación. La potencialidad que registra la zona, de acuerdo a lo informado por los clubes de pesca, es similar a la del norte patagónico, donde la pesca deportiva es un negocio que impacta económicamente de manera positiva en gran parte de la población.


Las posibilidades para desarrollar rutas de trekking en el marco imponente la extensa Quebrada el Arroyo San Alberto son muy diversas y variadas.


Los cerros Barauca y Tambillos, las principales cumbres de la zona del proyecto, en este caso, vistos desde el Aconcagua. En sus laderas se observan los glaciares que dan origen al Arroyo San Alberto, los cuales también están dentro del área del proyecto y constituyen uno de sus valores de conservación más importantes. Sería deseable que también esté incluido dentro del área el glaciar oriental del Cerro Tambillos, que está en la ladera opuesta a la foto y es aún mayor en extensión y volumen de hielo.


ASPECTOS TERRITORIALES 

El proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas formulado en la Legislatura de Mendoza presenta una superficie aproximada de 400.000 hectáreas. Al respecto conviene aclarar, ante la suposición infundada de que el área puede ser considerada como excesivamente grande que, el tamaño del área protegida (al menos desde lo técnico y lo legal) lo define el ecosistema a proteger y sus valores de conservación; los cuales están ampliamente desarrollados en los fundamentos del proyecto y en la documentación citada en nota al pie del presente escrito. También conviene citar a los especialistas en conservación de la naturaleza, quienes se refieren en que las Áreas Naturales protegidas deben ser lo más abarcativas y extensas posibles y que Mendoza posee valores naturales únicos que deben ser protegidos (Entrevista al naturalista Juan Carlos Chébez, referente de la conservación de la naturaleza en Argentina y del estudio de las especies de la flora y fauna autóctona en peligro de extinción, durante una de sus visitas a Mendoza: http://www.losandes.com.ar/noticia/sociedad-212858).
De todos modos, conviene aclarar que la Administración de Parques Nacionales no estaría en condiciones de hacerse cargo de gestionar toda el área; con lo cual, la propuesta sería llevar a cabo una gestión conjunta Nación-Provincia, incluyendo en su jurisdicción un área núcleo de aproximadamente 160.000 hectáreas y dejar bajo jurisdicción provincial un área de amortiguación conformada por el resto del proyecto legislativo provincial. Este esquema de un Parque Nacional rodeado de un área protegida provincial ya se ha implementado varios casos a todo lo largo del país, como por ejemplo los Parques Nacionales San Guillermo (San Juan), Sierra de las Quijadas (San Luis), Quebrada del Condorito (Córdoba) y está pensado también en el proyecto de la Estancia Manantiales (San Juan), aledaño al área propuesta.

Es de destacar en el aspecto biológico, la posibilidad de conformar un gran corredor de conservación de la naturaleza, al vincular otras áreas protegidas existentes o proyectadas, como las ANP Provinciales Aconcagua, Cordón del Plata, Tupungato y Puente del Inca, así como el Parque Nacional El Leoncito y el proyecto de la Estancia Manantiales.


Situación catastral de las tierras que conforman el área propuesta:

Según el catastro superficiario de Mendoza, la totalidad del territorio comprendido dentro del proyecto presentado en la Legislatura Provincial, se encuentra comprendido dentro de las siguientes propiedades:
  1. Estancia Uspallata: propiedad del Estado Nacional Argentino, superficie aproximada 220.000 hectáreas, sin nomenclatura catastral. Esta propiedad también incluye todo el sector de tierras fiscales conocido como Estancia San Alberto.
  2. Estancia Tambillos: propiedad de Fernando Zapata, superficie aproximada 60.000 hectáreas, sin nomenclatura catastral.
  3. Estancia Yalguaraz: propiedad de Nancy Karina Zylberberg, superficie aproximada 118.000 hectáreas, en dos parcelas con la siguiente nomenclatura catastral: Parcela 1 NC 03-12-88-1200-362553; Parcela 2 NC 03-12-88-1200-371815. La inclusión de estas propiedades está sujeta a acuerdos con los dueños.
  4. Polígono de Uspallata: está conformado por el catastro urbano y rural que incluye el parcelario superficiario esa localidad y sus alrededores. En el proyecto está expresamente excluido del ANPUP. Al respecto, se considera factible efectuar las correcciones del caso, si es que la delimitación de dicho polígono ha presentado alguna modificación en fecha reciente.
MAPA CATASTRAL DE LA ZONA DEL PROYECTO DEL AREA NATURAL PROTEGIDA USPALLATA-POLVAREDAS

El sector sugerido como Parque Nacional (dentro del proyecto provincial) forma parte de las tierras fiscales del Estado Nacional Argentino, abarcando una fracción del predio conocido como Estancia Uspallata. Como todos los bienes del Estado Nacional, está administrado por la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE), quien determina los usos de las propiedades en función de los intereses del propio estado y la ciudadanía.
Teniendo en cuenta que el proyecto del ANP Uspallata-Polvaredas, tiene entre sus objetivos, el beneficio económico de la población local (que coincidentemente también es uno de los objetivos enunciados en el portal de la AABE), no debería haber ningún inconveniente para que los gobiernos Nacional y Provincial acuerden un cambio de uso de estas tierras.
Las tierras del Estado Nacional Argentino actualmente están bajo custodia del Ejército Argentino, institución que no hace uso de la totalidad del predio, sino de una parte mínima de él; y que, no obstante, quedaría con 60.000 hectáreas disponibles para efectuar sus tareas, bajo estricto cumplimiento de la legislación ambiental provincial, de acuerdo a lo establecido en el Artículo 75, inciso 30 de la Constitución Nacional.
Asimismo, dicha porción que no esté comprendida dentro del Parque Nacional, podría ser incorporada al régimen de Reservas Naturales de la Defensa, establecido para proteger aquellas tierras del Estado Nacional en custodia de las fuerazs armadas que posean valores de conservación
Cabe destacar que el sector propuesto como Parque Nacional actualmente no tiene ocupantes, pobladores ni actividad ganadera; con lo cual la implementación de un área protegida no acarrearía inconvenientes en la regulación inicial de su conservación y uso público.
Conviene aclarar también que existe la posibilidad de incorporar al proyecto del Parque Nacional a la Estancia Tambillos, bajo la figura de Reserva Nacional, para lo cual se han mantenido algunas conversaciones informales con el propietario, Fernando Zapata, quien se ha mostrado interesado, pero a cambio de que el estado le garantice conservar su propiedad. La concresión de esta posibilidad dependerá de la buena voluntad del propietario de acceder a las condiciones de esta figura legal y de los funcionarios de garantizarle que no va a ser expropiado.
El límite con el Parque Provincial Aconcagua: un detalle no menor a tener en cuenta es determinar la delimitación con la mencionada área, que es contigua al proyecto. La ley provincial de creación de la misma determina que su límite oriental es una línea arbitraria situada unos kilómetros al este del Río Vacas. Sin embargo las tierras del Estado Nacional Argentino llegan por el oeste hasta el mismo río, quedando una franja de 6.000 hectáreas aproximadamente, que entraron en conflicto, debido a que el Estado Nacional inició una causa judicial contra el Estado Provincial. De una manera u otra, la subcuenca del Río Vacas queda dividida en dos, lo cual ha de generar inconvenientes en la gestión de esta porción del territorio, de no haber acciones coordinadas entre ambas jurisdicciones y de no resolverse el juicio. Desde la formulación de este proyecto se sugiere respetar el límite del Río de las Vacas, que es natural, determinando a posteriori un manejo conjunto acordado entre la APN y la DRNR de Mendoza para este sector que actualmente tiene uso público; y planteando luego del acuerdo el desistimiento de la causa judicial.


La Estancia Tambillos posee una belleza escénica muy particular. En el marco del proyecto provincial puede ser incluido bajo la figura de "paisaje protegido"; en cambio, en el proyecto nacional, la figura más adecuada es la de "reserva nacional". En ambos casos, se debe acordar con el propietario, ya que logrando este objetivo, ha de constituirse en un aliado fundamental para la conservación de la naturaleza de este extenso territorio.


Fundamentación técnica de la demarcación de la propuesta de Parque Nacional dentro del proyecto de Área Protegida Provincial

La disponibilidad de tierras fiscales del Estado Nacional Argentino que actualmente se encuentran despobladas y en estado natural es la principal justificación para presentar esta propuesta de creación de un Parque Nacional en Uspallata, sin embargo, para sustentar esta idea desde lo técnico, es necesario generar una demarcación de un área núcleo con un criterio ecosistémico y mapeando los valores ambientales y patrimoniales de conservación.
Desde un enfoque ecosistémico, se debe considerar que el área a delimitar como Parque Nacional cuente con la mayor cantidad posible de ambientes naturales representados en el proyecto provincial, teniendo en cuenta las ecorregiones existentes (monte, cardonal y altoandino), así como sus franjas ecotonales de transición, las zonas con endemismos y la presencia de ambientes especiales, como las vegas altoandinas, las nacientes de cursos de agua y los glaciares.
En este sentido, también remarcamos el criterio de demarcación de áreas de montaña que sugiere la legislación de áreas naturales protegidas de Mendoza (Ley Provincial 6045), consistente en la delimitación con criterio de cuencas. En nuestro caso, la totalidad del proyecto provincial abarca la mayor parte de la cuenca activa del Río Mendoza que aún no está comprendida dentro de áreas naturales protegidas ya existentes. Entonces, la elección del territorio para la propuesta de Parque Nacional, se justifica por la existencia de las subcuencas más activas y de mayores aportes hídricos al caudal del Río Mendoza. Estas subcuencas las conforman los arroyos San Alberto, El Chacay, Ranchillos, Picheuta, Cortaderas, Tambillitos, Polvaredas y la porción del Río de las Vacas ubicada al este de este cauce, ya que la porción oeste está dentro del Parque Provincial Aconcagua.
El mapeo de valores de conservación nos muestra que la mayoría de estos se concentran en el territorio seleccionado, con lo cual en este sentido también queda justificada la elección de esta porción.


Un hecho casi inédito en la formulación de este proyecto es que desde
la propia comunidad local se han planificado y realizado numerosas
acciones, tales como campañas para efectuar el reconocimiento del
área del proyecto y el relevamiento de su flora, fauna y patrimonio
cultural, así como la evaluación de las posibilidades para el uso
público de la misma, con el debido asesoramiento técnico.
En el caso de los valores ambientales, el mapeo del total del proyecto provincial revela la existencia de al menos 80 valores de conservación; de estos, un total de 46 se localizan en la porción propuesta como Parque Nacional, lo cual representa un 57,5% del total.
En el caso de los valores patrimoniales, el mapeo del total del proyecto provincial revela la existencia de al menos 47 valores de conservación; de estos, un total de 20 se localizan en la porción propuesta como Parque Nacional, lo que representa un 42,6% del total. A continuación, se presentan los mapeos de valores de conservación ambientales y patrimoniales, donde se evidencia la concentración de éstos en el área propuesta como Parque Nacional.
   
En síntesis, el territorio comprendido por el proyecto provincial de Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas (expediente 65858/2014-D de la Legislatura e Mendoza) abarca una superficie aproximada de 400.000 hectáreas. Lo que se propone como Parque Nacional es una porción de 160.000 hectáreas, que representa el 37,5% del total del proyecto provincial, siendo este el mínimo que puede garantizar la conservación de una muestra representativa de los ecosistemas naturales a proteger.
Como se explica en párrafos anteriores, este 37,5% se localiza íntegramente en tierras fiscales del Estado Nacional Argentino, conformando sólo una parte del campo conocido como Estancia Uspallata. Además de ello, este sector actualmente no cuenta con pobladores y su estado es prácticamente natural, sin intervención humana. En este sector se localizan las subcuencas más activas de aporte hídrico al Río Mendoza presentes en la zona de Uspallata y contiene muestras representativas de todos los ambientes naturales a proteger. Además de ello, concentra la mayor cantidad de valores ambientales y patrimoniales de conservación, de acuerdo al mapeo realizado


MAPEO DE LOS VALORESDE CONSERVACIÓN

Valores de conservación ambientales:

01. Cerro Tambillos
02. Glaciar Tambillos
03. Cerro Barauca
04. Glaciar San Alberto
05. Glaciares Barauca 1, 2 y 3
06. Lagunas altoandinas
07. Vega del Sol
08. Cerro Dientitos
09. Cerro Nevado
10. Vegas del Barauca
11. Cajón del Barauca
12. Vegas del Dientitos
13. Cerro Ranchillos
14. Cerro Montura
15. Cerro del Durazno
16. Cajón del San Alberto
17. Cerro Negro
18. Aguadas del Álamo y el Sauce
19. Coto de Pesca A° San Alberto
20. Valle de los Cactus
21. Cajón del A° Durazno y cuevas
22. Cerrillos de San Alberto
23. A° del Chacay y bosquecillos
24. Secuencia estratigráfica de conglomerados
25. Arroyo Ranchillos
26. Hábitat del burrito negruzco
27. Quebrada de Ranchillos, cascada y vegas
28. Boleadero de Don Fausto
29. Coto de pesca Río Picheuta
30. Gran Cañón del Río Picheuta
31. Arroyo Cortaderas, cañón y cascadas
32. Castillos de Barro del A° Tambillitos
33. Cerro de la Torta y Cascada del Hilito
34. Arroyo Polvaredas y Cascada del Duende
35. Cerro Peñón Rajado
36. Cerro Juan Pobre
37. Río de las Vacas
38. Quebrada Fiera, cerro y vegas
39. Cerro Paramillo de las Vacas
40. Glaciar Quebrada Negra
41. Glaciar del Tambillitos
42. Vegas del Río Vacas
43. Arroyo Corontas
44. Vista a Glaciares del C° Cúpula
45. Cerro Tigre Sur
46. Glaciares del Río Picheuta
47. Vegas del Tambillos
48. Arroyo Tambillos, pez endémico
49. Vegas de Casa de Piedra
50. Glaciares del A° Chiquero
51. Cerro Chiquero
52. Cerro del Valle
53. Glaciar del Salto
54. Arroyo del Tigre, pez endémico
55. Cerro Ureta
56. Cerro Cucaracha, mirador del valle
57. Manantial de Yalguaraz
58. Ciénaga de Yalguaraz, avistaje fauna
59. Cerro Rincón Bayo
60. Cerro de los Azules
61. Quebrada de Montaña, cañón y cascada
62. Barreal de la Pampa Seca
63. Corredor biológico Yalguaraz-Tambillos
64. Serranía del Cerro Redondo
65. Arroyo Chiquero
66. Cerro Sandalio
67. Pampa Fría, avistaje de fauna
68. Aguada del Alamito
69. Sierra de la Ventana, formación natural
70. Pampa de Canota, avistaje de fauna
71. Mirador del Cerro San Bartolo
72. Mirador del Cerro Clementillo
73. Fósiles de Araucarias
74. Vega Grande de Uspallata
75. Mirador del Cerro Tunduqueral
76. Cerro de Siete Colores
77. Falla geológica descubierta
78. Mirador del Cerro Bonilla
79. Formación del Tigre Amarillo
80. Cerro Invernada, formaciones de granito

Valores de conservación patrimoniales:

01. Casco histórico San Alberto
02. Qhapaq Ñan en San Alberto
03. Dique San Alberto, sistema de riego
04. Puesto del Chacay
05. Qhapaq Ñan en Ranchillos
06. Tambo de Ranchillos
07. Puente Histórico de Picheuta
08. Ruinas del Fortín Picheuta
09. Túnel y Puente de Cortaderas
10. Infraestructura ferroviaria histórica
11. Tambo de Tambillitos
12. Estación FFCC Polvaredas, edificación hist.
13. Sitio Histórico Acampe Ejército Libertador
14. Ruinas Estación Zanjón Amarillo
15. Piedra del Inca, patrimonio intangible
16. Viaducto Río Colorado
17. Pampa Juan el Pobre, patrimonio intangible
18. Estación FFCC Punta de Vacas, edif. hist.
19. Sitio Histórico Combate de Potrerillos
20. Qhapaq Ñan en Tambillos
21. Tambo de Tambillos, mirador
22. Casco Histórico Estancia Tambillos
23. Sitio religioso Arroyo Chiquero
24. Sitio Tragedia de Yalguaraz
25. Ruta Uspallata-Barreal
26. Tambo de Yalguaraz
27. Estancia Yalguaraz y sitio sanmartiniano
28. Ruta Barreal-San Juan por Yalguaraz
29. Ruta Uspallata-San Juan
30. Pampa de Canota, Ruta Sanmartiniana
31. Sitio Religioso Cruz de Paramillos
32. Ruinas jesuíticas de Paramillos
33. Sitio del Gaucho Cubillos, patrimonio intang.
34. Araucarias de Darwin
35. Puesto Agua de la Zorra
36. Petroglifos del Cerro Tunduqueral
37. San Alberto, sistema tradicional de riego
38. Comunidad Huarpe Guaytamari
39. Bóvedas de Uspallata
40. Edif. Histórico Tiro Club, ex casco Uspallata
41. Edif. Histórico Delegación Municipal
42. Comunidad Huarpe
43. Ruinas de La Fundición
44. Estación FFCC Uspallata
45. Sitio Arqueológico Agua de la Cueva
46. Portezuelo de Bonilla
47. Estación FFCC Guido



INVENTARIO DE HUMEDALES
 
Se pone a disposición el inventario de humedales del territorio comprendido dentro del proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas.
Este inventario se efectuó en 2005 procesando imágenes satelitales Landsat en falso color cmpuesto. Por el detalle de estas imágenes sólo se pueden detectarformaciones vegetales o cuerpos de agua de más de 1000 metros cuadrados aproximadamente.
Actualmente, este inventario está en proceso de actualización, empleando imágenes de Google Earth, que permiten individualizar humedales más pequeños, que cumplen un papel fundamental en un medio tan árido, tanto la la vida natural del ecosistema, como para la vida y la economía de las comunidades y pueblos locales. Con esto, estamos seguiros que este inventario está por demás incompleto.

Con la tecnología actual disponible es muy fácil realizar el inventario de humedales del área propuesta como ANPUP, reforzando con datos concretos los valores de conservación expuestos en el presente escrito. En este caso tenemos dos imagenes de Google Earth en donde se han individualizado humedales en las cabeceras de cuenca. A la izquierda se han reconocido 6 lagunas altoandinas en las nacientes del A° San Alberto. A la derecha se han reconocido 9 vegas altoandinas en las nacientes del A° Cajón Barauca (afluente de aquel). En ambas imágenes además se pueden reconocer ambientes periglaciares cubriendo gran parte de la superficie. De acuerdo a esta información, podemos determinar a simple vista que por estas tres características (lagunas altoandinas, vegas altoandinas y ambiente periglaciar), y teniendo en cuenta que de estas fuentes de agua se abastece la población de Uspallata y el área irrigada que la rodea, la sub-cuenca activa del A° San Alberto debería ser la zona núcleo del cualquier proyecto de conservación de la naturaleza en la región.


Resultados del inventerio de humedales:

Total de humedales registrados 433. De este total, 282 son vegas altoandinas, 122 son vegas de valle o precordilleranas y 29 son lagunas altoandinas.
Desglose del inventario de humedales dentro del proyecto ANPUP, clasificados por tipo y por subcuenca, dentro de la cuenca del Río Mendoza:

Cantidad de Mallines o vegas (altoandinas, de valle y de precordillera) por subcuenca:

Arroyo del Tigre: 18
Arroyo Chiquero:12
Arroyo Tambillos: 52
Arroyo San Alberto: 72
Arroyo del Chacay: 11
Arroyo Ranchillos: 11
Arroyo Picheuta 37
Arroyo Cortaderas: 6
Arroyo Tambillitos: 13
Arroyo Polvaredas: 9
Arroyo de la Quebrada Fiera: 20
Río de las Vacas (Margen Este): 21
Valle del Río Mendoza: 48
Aguadas precordilleranas: 23
Ciénaga del Yalguaraz: 42
Manantiales en torno a la Estancia Yalguaraz: 9

Nota: la Subcuenca del Arroyo San Alberto incluye a sus afluentes del Durazno, de los Dientitos, Cajón Barauca y Del Sol.

Total 404 vegas (282 altoandinas y 122 de valle o precordilleranas).

Las vegas más grandes registradas son:

Vega grande del Río Mendoza (Altura A° Uspallata): 15,4 hectáreas.
Humedal mayor de la Ciénaga del Yalguaraz: 14,5 hectáreas.
Vega Casa de Piedra (Estancia Tambillos) 13,4 hectáreas.
Vega del Cerro Juan Pobre (o de la Fiera): 11 hectáreas.
Vertiente mayor de la Estancia Yalguaraz: 9,5 hectáreas.
Vega Casa de Piedra (Río Vacas): 6,5 hectáreas
Primera Vega Superior del Cajón Barauca (A° San Alberto): 5 hectáreas.
Segunda Vega Superior del Cajón Barauca (A° San Alberto): 4,5 hectáreas
Aguada del Sauce (Ciénaga del Yalguaraz): 4,2 hectáreas

Cantidad de lagunas altoandinas por subcuenca:

Arroyo del Tigre: 1
Arroyo Chiquero: 2
Arroyo Tambillos: 3
Arroyo San Alberto: 14
Arroyo del Chacay: 0
Arroyo Ranchillos: 2
Arroyo Picheuta: 5
Arroyo Cortaderas: 0
Arroyo Tambillitos: 2
Arroyo Polvaredas: 0
Arroyo de la Qubrada Fiera: 0
Río de las Vacas (margen este): 4

Total 29 lagunas altoandinas: ninguna de éstas tiene nombre ni aparece en la cartografía oficial IGN.
La más grande tiene 5 hectáreas y se localiza en las nacientes del A° San Alberto. El resto tiene menos de 2 hectáreas.


Vegas de valle a la vera del Arroyo Ranchillos


TALLER DE MAPEO CON LA COMUNIDAD


El  18 de noviembre de 2017 se realizó en Uspallata un Taller de Mapeo del proyecto del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas, a pedido de los técnicos y funcionarios que estuvieron en Uspallata semanas atrás involucrándose con la temática.
El taller contó con la presencia de vecinas y vecinos provenientes de Uspallata, San Alberto, Polvaredas y Mendoza, duró aproximadamente 3 horas y el trabajo consistió en hacer un análisis de todas las variables implicadas en el diseño de la delimitación y categorización del territorio comprendido por el proyecto y sus zonas vecinas.
Se analizaron los mapas de valores de conservación ambientales y patrimoniales, catastral, hidro y topográfico de la zona, así como las categorías de conservación vigentes de acuerdo a la legislación (7 nacionales y 13 provinciales).
Los 4 mapas que presentaron los diferentes grupos conformados espontáneamente son prácticamente coincidentes y el escenario planteado es el que se presentará desde la población local, al momento de debatir con los actores oficiales y externos el proyecto.




El mapeo resultante del taller es el siguiente:
1) Parque Nacional: sector occidental de la Estancia Uspallata, ubicado al oeste del Polígono Uspallata, incluyendo los ambientes acuáticos (ríos) que le hacen de límite. Declaratoria previa de Reserva Natural Silvestre durante el período comprendido entre la suscripción del acuerdo Nación-Provincia y la sanción de la ley nacional correspondiente (verde en mapa).
2) Reserva Nacional: Estancia Tambillos, previa suscripción de un acuerdo con los propietario (verde claro en mapa).
3) Reserva Natural de la Defensa (Nacional), con agregado de una declaratoria de Reserva de Usos Múltiples (Provincial): sector oriental de la Estancia Uspallata, ubicado al este del Polígono Uspallata. Para la generación simultanea de estas dos categorías de conservación se considera necesario un acuerdo entre Nación y provincia. Esto a los fines de que el Ejército Argentino cuente con un espacio para sus actividades y al mismo tiempo se preserven los valores de conservación presentes y se impidan las actividades extractivas en esta porción del proyecto (amarillo en mapa).
4) Reserva de Paisaje Protegido (Provincial) propiedades privadas con o sin acuerdo de los propietarios (naranja en mapa).
5) Posibilidad de generar un parque o reserva nacional en tierras del Estado Nacional Argentino, en territorio sanjuanino, contiguas al área del proyecto, siendo esta una opción a conversar en otras instancias (rosa en el mapa).

El punto que generó más dudas fue el de la declaratoria de la Reserva Natural de la Defensa (el cual responde exclusivmente a que la presencia del ejército en Uspallata no constituya un obstáculo para el proyecto y éste a su vez pueda continuar sus actividades en la zona en el marco de la legislación ambienal vigente), por eso se plantea para reforzarlo una declaratoria de ANP Provincial, con previo acuerdo Nación-Porvincia, a los fines mencionados.
No se plantean instancias de expropiación en tierras privadas, sí el cambio de uso de tierras fiscales, mediane los mecanismos pertinentes.
El cumplimiento de metas graduales por parte del Estado, han de ser aceptadas únicamente como parte integral de un proceso evolutivo que lleve a la conservación de la naturaleza de todo el territorio, consecuentemente en caso de darse un escenario con metas parciales, la población local seguirá reclamando la protección ambiental en toda el área del proyecto.
Se destaca la importancia de poder preservar toda la cuenca activa del Río Mendoza, así como de la conformación de un corredor biológico que una las ANPs Aconcagua, Cordón del Plata, Villavicencio y El Leoncito, esto en caso de quedar la totalidad del proyecto con algún paraguas legal de protección.

Muchas gracias a quienes asistieron y pusieron su fuerza intelectual para este trabajo colectivo.


 
SÍNTESIS Y CONCLUSIONES

El proyecto de creación del ANP Uspallata-Polvaredas presenta distintos valores que hacen a la región susceptible de ser incluida bajo los alcances de la protección legal que implicaría un área natural protegida, por presentar las siguientes características:
  • Presencia de importantes formaciones geológicas de rocas sedimentarias en el piedemonte del Valle de Uspallata, constituidas principalmente por una gran diversidad de conglomerados con fragmentos de distinto origen, cuya composición y disposición permite establecer a través de estudios, cómo ha sido la secuencia del levantamiento de los distintos cordones que constituyen la Cordillera de los Andes. Es el único sitio de la Provincia de Mendoza y uno de los pocos del país que permite determinar la sucesión completa de esta secuencia.
  • El área de estudio se halla en un ambiente de ecotono entre las ecorregiones del monte, el cardonal y el altoandino, lo que sumado a su amplio rango altitudinal, le confieren una gran singularidad y fragilidad ambiental, dada por variabilidad de parches naturales y diversidad biológica (a pesar de tratarse de una región árida) y la presencia de una gran cantidad de especies endémicas (exclusivas del lugar) que necesariamente deben ser protegidas de manera urgente para evitar su desaparición.
  • Presencia de al menos cuatro especies declaradas por ley Monumento natural provincial, por lo que el hábitat de estas está protegido legalmente y su delimitación necesita ser plasmada en una norma específica, como lo es esta.
  • Presencia de numerosos endemismos y especies raras de la flora y fauna autóctona que no se encuentran representadas en ninguna área protegida establecida.
  • Posibilidad de constituir un gran corredor biológico que conecte los distintos ambientes naturales cordilleranos, vinculando las distintas áreas protegidas (Aconcagua, Puente del Inca, Villavicencio, Tupungato, Manantiales, El Leoncito y otras áreas protegidas colindantes de la Provincia de San Juan y la República de Chile).
  • Presencia de numerosas fuentes de agua (humedales, glaciares, vegas altoandinas y nacientes de ríos y arroyos), que abastecen al oasis de Uspallata y contribuyen a abastecer al oasis irrigado más grande e importante del país, su agroindustria y la provisión de más de un millón de habitantes del Gran Mendoza, ubicado aguas abajo.
  • Existencia de una dinámica hidrológica muy particular conformada por áreas de infiltración y otras de surgencia y cuencas superficiales cerradas con acuíferos subterráneos que hasta el momento no ha podido ser muy estudiados, pero que indudablemente están vinculados a las
  • Presencia de sitios de interés histórico y yacimientos arqueológicos relacionados con distintas etapas de la historia continental y local, como ser el poblamiento prehistórico americano, los huarpes, la ocupación incaica, la conquista y colonización española, la campaña libertadora de San Martín, la presencia de las instituciones militares, el apogeo y decadencia del FFCC Transandino, etc.
  • Protección del Corredor Andino y el tendido del FFCC Trasandino en una zona de alta vulnerabilidad ambiental.
  • Protección del paisaje como elemento de identidad cultural local y como atractivo turístico fundamental de la región.
  • Posibilidad de instrumentar ingresos al erario público por el uso público del área protegida y de generar una gran cantidad y variedad de puestos de trabajo y microemprendimientos productivos, como sucede en el Aconcagua.
  • Posibilidad de posicionar la producción local con denominación de origen protegido, potenciando la protección sanitaria existente con otra de tipo ambiental.
  • Presencia de cotos de pesca muy atractivos que hasta el momento no están aprovechados (Río Picheuta y Arroyo San Alberto).
  • Posibilidad de fijar una comarca turística con identidad propia, que con la figura de área natural protegida indudablemente se va a posicionar dentro de la oferta turística nacional e internacional.
  • Valores universales de conservación que dieron lugar a la propuesta de sitio de Patrimonio de la Humanidad Qhápaq Ñan Sistema Vial Andino, cuya efectivización se verá potenciada con la sanción del presente proyecto, por el cumplimiento de los compromisos asumidos por las instancias locales del Estado, al momento de presentar la postulación ante la UNESCO y luego de ser aprobada.
Por estas y otras causas detalladas anteriormente es menester procurar la creación del Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas, con un Parque Nacional incluido en su área núcleo, en uso de las facultades conferidas a los Poderes del Estado por los artículos 41 y 75 de la Constitución Nacional, los principios de la política ambiental fijados en el artículo 4º la ley nacional Nº 25675; en aplicación del Convenio Internacional de Diversidad Biológica, ratificado por ley nacional Nº 24375, y del Convenio Internacional de Lucha contra la Desertificación, ratificado por ley nacional Nº 24701; como una acción concreta “destinada a la preservación, conservación, defensa y mejoramiento del ambiente y todos sus elementos constitutivos” contemplada en el artículo 3º de la Ley Provincial Nº 5961 (Mendoza); y para efectivizar en la práctica los términos de la Ley Provincial Nº 6599 (Mendoza), que entre otras cosas declara “monumento natural provincial” al hábitat de las principales especies de interés especial para la conservación existentes en la provincia.


El Arroyo San Alberto es el principal afluente del Río Mendoza dentro del área del proyecto, además el área irrigada de Uspallata se abastece exclusivamente de él, por lo tanto, la protección de su subcuenca es fundamental y por ende la misma debería conformar el área núcleo de un futuro parque nacional en la zona. Por tratarse de un bien público, debe facilitarse el acceso a sus costas, dentro de un plan de protección que garantice la calidad del agua. Además de ello, es por ley provincial, un coto de pesca, el cual, actualmente está prácticamente vedado y por lo tanto, la población local se está perdiendo de sus beneficios.